• Eduardo VIII y Wallis Simpson: el trono y el taburete


    La lectura sentimental de los acontecimientos es que el monarca abdicó por amor: «¡La novela romántica del rey!», titulaban los periódicos tras su renuncia. Pero la evidencia histórica demuestra que ni sabía ni quería reinar, y que su indisimulada simpatía por la Alemania nazi era una amenaza para la política internacional británica y, con el paso del tiempo, para la supervivencia de la democracia en Europa. Los biógrafos discuten sobre si Wallis fue la causa fatal o la excusa perfecta para apartar a Eduardo del trono...

    Leer en meneame.net | Noticia original

3 Comentarios

  1. Amonamantangorri /  hace 2 años

    Pues en El Discurso del Rey parece majete...

  2. Guanarteme /  hace 2 años

    Ahh, sí, la historia del nazi y la arribista yanki.

  3. Seva /  hace 2 años

    ¿Actualidad?

    • shake-it /  hace 2 años

      Jajaja, se me fue. Mucha actualidad no es, no. Sorry

Ofertas

Loader noticialalminuto

Volver arriba

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola