• Lo veo desde fuera y no es normal

    "Che, gallego, venà un poco". Mis compaÃeros de trabajo (de laburo, dicen por acÃ) estÃn leyÃndose en voz alta un artÃculo de un digital espaÃol. "ÂEsto es de verdad?". Suspiro y me acerco. La noticia informa de que la Audiencia Nacional ha condenado a dos aÃos y un dÃa de cÃrcel -esto es, a prisiÃn efectiva- a unos chicos que forman un grupo de rap que se llama "La Insurgencia". Los acusa de enaltecimiento del terrorismo, aduciendo que, como los yihadistas, tienen una religiÃn: "la lucha sindical obrera".

    Mi compaÃero termina de leer y todos me miran en silencio. Vivo en Uruguay desde 2013 y no es la primera, ni la segunda vez, que me ocurre lo mismo. Una maÃana me preguntaron por los titiriteros que la Audiencia Nacional metià en la cÃrcel acusados de enaltecer el terrorismo. Aquà tuvo un montÃn de repercusiÃn y hasta se recogieron firmas en el Ãmbito artÃstico para exigir su liberaciÃn. La Ãltima, hasta ahora, fue el 2 de octubre. Ese dÃa hubo un festival de mostrarme vÃdeos con policÃas apaleando gente, preguntÃndome (bastante horrorizados) que "si nos habÃamos vuelto locos".

    No son gente especialmente politizada, mis compaÃeros. Al menos, no mÃs de lo habitual en un paÃs en el que el voto es obligatorio y donde es normal discutir, educadamente y con respeto, sobre el devenir polÃtico. Como muchos uruguayos, ven a EspaÃa como "el primer mundo". Bastantes tienen antepasados espaÃoles y unos cuantos, la nacionalidad. Alguno ha viajado o ha vivido en Barcelona, Mallorca o Madrid. Por eso no entienden lo que està pasando. Si EspaÃa, razonan, es un paÃs europeo, "del primer mundo", ÂcÃmo es posible que metan en la cÃrcel a gente por hacer canciones, a tipos que manejan muÃecos o a chicas que se rÃen en twitter de Carrero Blanco?.

    Yo no sà quà responderles. No lo sà porque ya son casi seis aÃos de emigraciÃn y, francamente, lo que nos està pasando no es normal. Un montÃn de cosas no son normales, y la lista es tan gorda que no sabrÃa ni por dÃnde empezar: por supuesto, no es normal que se imponga pena de prisiÃn por unas canciones de rap. SerÃn de mal gusto, pero la verdad es que tambiÃn me parecen de mal gusto ciertas declaraciones de personajes pÃblicos y no por eso se les mete en la cÃrcel.

    Pero tampoco es normal que desde el ministerio del Interior se monte una policÃa polÃtica para reventar elecciones a base de tirar mierda sobre otros candidatos a dos meses de las elecciones.

    Ni es normal que se manipulen las normas de la Judicatura para quitar, sistemÃticamente, de en medio a los jueces o juezas que no gustan a determinado partido.

    Tampoco es normal, quà querÃis que os diga, celebrar unas elecciones con una serie de candidatos metidos en prisiÃn mientras la ministra de Defensa declara que dichos comicios se han hecho para que los gane una opciÃn determinada.

    Ni medio normal es meter en la cÃrcel a centenares de personas que, como yo (y otros setecientos mil espaÃoles) han emigrado para buscarse un futuro mejor, sin juicio ni asistencia legal.

    Pero lo que mÃs me impresiona es ver que a quienes lo padecÃis directamente en vuestras propias carnes, porque vivÃs ahÃ, todo esto os parezca legal, coherente, proporcionado y ajustado a derecho. Que os parezca, en resumen, normal.

    O serà que el que ya no es normal soy yo: cosas de la distancia, imagino.

    Leer más | Leer en meneame.net | Noticia original
  • Sobre el acoso escolar

    PeriÃdicamente salen noticias sobre acoso escolar, no todas de mucha calidad periodÃstica, y con comentarios a veces muy emocionales y desde la experiencia propia. Un poco harta de poner lo mismo en un lugar y en otro y entrar en discusiones sin sentido he decidido escribir este artÃculo en el que quede mÃs o menos ordenado lo que opino de este tema y sencillamente citarlo y enlazarlo en ocasiones futuras en las que surja el tema.

    Como niÃa fui acosada en el colegio, y no poco, durante mucho tiempo y con colaboraciÃn de buena parte del profesorado y la mayorÃa de los padres. Mucho mÃs que yo fue acosado mi hermano mayor y ha tenido secuelas de una magnitud que no voy a describir, pero nada despreciable. Mi mejor amiga tambiÃn sufrià acoso. Asà que sÃ, soy consciente de lo que sienten las vÃctimas de acoso.

    Pero hoy en dÃa soy profesora de secundaria, y me dedico a educar. Me dedico a educar tambiÃn a los acosadores y no debo hacerlo desde el punto de vista de mi dolor personal por la experiencia pasada, sino desde la profesionalidad y el intento de tomar medidas efectivas a corto y a medio plazo, a ser posible a largo plazo. He tenido que hacer un esfuerzo de consciencia de mis traumas al respecto para poder enfocarlo en el sentido que explico y no ha sido sencillo, pero honestamente creo que todo el que se dedique a la educaciÃn debe hacer este esfuerzo.

    Sà que el acoso escolar se produce tambiÃn en la etapa de primaria, pero soy partidaria de hablar de lo que conozco y me centrarà mÃs en la etapa de secundaria por ser mi campo. Y procurarà dibujar un poco el espectro de aspectos a tener en cuenta en la intervenciÃn sobre este problema, porque si algo hace daÃo a una intervenciÃn educativa es simplificar demasiado los tÃrminos y dar soluciones dogmÃticas y contundentes que no tengan en cuenta los matices de estos comportamientos. Si la soluciÃn es demasiado simple, a lo mejor no es una soluciÃn. www.meneame.net/go?id=2505262

    Para empezar debemos entender el acoso si queremos intervenir sobre ello, intentar conocer sus causas y sus dinÃmicas, incluso intentar determinar quà es acoso. De wikipedia: âes cualquier forma de maltrato psicolÃgico, verbal o fÃsico producido entre escolares de forma reiterada a lo largo de un tiempo determinado tanto en el aula, como a travÃs de las redes socialesâ. Un conflicto puntual que llega demasiado lejos no es acoso, se puede resolver con mediaciÃn, aunque haya violencia fÃsica; en cambio una acciÃn menos espectacular como âhacer el vacÃoâ sostenida en el tiempo se puede considerar acoso, aunque es difÃcil de demostrar -y por tanto de sancionar- merece atenciÃn y acciÃn. Los lÃmites entre no hablar con alguien porque no te cae bien y hacer el vacÃo son sutiles, pero un indicador es si coaccionas a los demÃs para que tampoco hablen con la otra persona. En todo esto cabe un margen de interpretaciÃn cualitativo que no es del todo objetivable. En cualquiera de los casos mi criterio es el malestar de la vÃctima, el problema es evaluar este factor.

    Para seguir debemos intentar definir cuÃles son las causas del acoso escolar, cosa complicada porque las personas tendemos a ser muy diversas, y nuestras motivaciones de lo mÃs variopinto. A pesar de la dificultad de esta tarea es un esfuerzo que debemos hacer, pues una polÃtica de prevenciÃn mÃs que de resoluciÃn del acoso ahorra mucho sufrimiento.

    TambiÃn debemos tener claro cuÃl es nuestro objetivo, pues dependiendo de ello tomaremos unas u otras medidas. Nuestros objetivos pueden ser.

    • A corto plazo la resoluciÃn del caso, protecciÃn de la vÃctima, sanciÃn del acosador
    • A medio plazo la mejora de la convivencia escolar, la prevenciÃn de apariciÃn de otros casos, la redefiniciÃn de las relaciones entre iguales
    • A largo plazo la creaciÃn de un entorno relaciones sociales no violentas mÃs allà del centro escolar, y la formaciÃn de adultos capaces de trasmitir a sus hijos estos valores para que no se repita el esquema de acoso.

    Que sÃ, que lo del largo plazo es utÃpico, pero es un horizonte hacia el que merece la pena caminar. Y es por ello que las medidas punitivas al acosador me parecen muy pobres como enfoque Ãnico. Si no tomamos medidas complementarias de corte mÃs educativo estamos dando pan para hoy y hambre para maÃana. Cuando se diseÃa un plan contra el acoso el corto plazo es urgente y prioritario, pero tener en cuenta el medio y el largo plazo es importante. Eso es lo que yo creo que es un triunfo sobre el acoso, los acosadores tambiÃn superan ese modo de relacionarse, eso hace que la vida del futuro mejore un poco, no pone un parche.

    Los tres elementos del acoso

    Para que se produzca una situaciÃn de acoso es necesario la existencia de tres actores.

    El acosador o los acosadores.

    Sin alguien que agrede no existe la agresiÃn, obviamente. El perfil del acosador se ha descrito miles de veces:

    • Falta de habilidades sociales
    • Falta de empatÃa
    • Agresividad, frustraciÃn y rabia.
    • Poca asertividad
    • Relaciones entre grupo de iguales basadas en jerarquÃas

    Estas caracterÃsticas nos permiten, por un lado, detectar a un agresor potencial antes de que desarrolle la conducta de acoso, y por otro, intervenir educativamente para mejorar estos aspectos. Los talleres de habilidades sociales y las intervenciones psicolÃgicas que incidan en la rabia o en el desarrollo de la empatÃa y la asertividad son importantes tanto en el caso de haber sido agresores como cuando aÃn no han dado ese paso. En esta tarea, la colaboraciÃn de las familias es importantÃsima, pero si no colaboran debemos hacer lo que podamos, puesto que si el entorno de un chiquillo no se preocupa de su educaciÃn nuestra Ãnica baza es que se la dà la escuela pÃblica. En cuanto a las relaciones jerÃrquicas, se puede les integrar de un modo mÃs o menos forzado en actividades donde el grupo participante se relacione en otros tÃrminos para que al menos una vez experimente otro modelo de conducta. La frustraciÃn disminuye si se encuentra una habilidad destacada y se le fomenta y elogia, se le otorgan responsabilidades relacionadas y se hace un seguimiento de su desempeÃo basado en positividad.

    Las actuaciones puramente punitivas suelen tener algunos efectos perversos, sacan la conclusiÃn de que lo que hay que hacer es esperar a que nadie les vea y ser mucho mÃs agresivos en esos momentos desprotegidos de la vÃctima. AdemÃs, a la larga, educan a sus hijos en la idea de que acosar es normal, o en dos aÃos eligen otro chivo expiatorio y la montan de nuevo.

    VÃctimas

    VÃctima potencial somos todos, nada te libra de ser acosado si alguien la toma contigo. Pero hay perfiles que tienen mÃs probabilidad de acabar en situaciÃn de acoso.

    • Falta de autoestima
    • Poca asertividad, reacciones pasivas de aguante
    • Habilidades sociales escasas
    • Aislamiento y falta de amigos en el grupo
    • Cualquier caracterÃstica âllamativaâ que lo diferencie del rebaÃo. Esto es tan amplio que en realidad no significa gran cosa, pero cosas como la obesidad, una marca de nacimiento en la cara, algÃn trastorno del desarrolloâ deben ser tenidas en cuenta a la hora de hacer un seguimiento de vÃctimas potenciales.

    Es muy importante la detecciÃn de la situaciÃn de acoso cuanto antes, y hay signos que nos pueden poner en alerta

    • suelen ocultarlo a los adultos, no suelen contestar a las preguntas de los padres acerca de cÃmo ha ido en clase, o lo hacen con monosÃlabos.
    • rechazan ir al instituto
    • somatizan y tienen sÃntomas mÃdicos, particularmente los domingos por la noche o el lunes
    • cambian conductas, bajan notasâ
    • a veces tienen marcas del maltrato fÃsico
    • en casos graves desarrollan trastornos de conducta alimentaria, tienen sÃntomas de depresiÃnâ

    La intervenciÃn con la vÃctima empieza por protegerla, por supuesto. Detener el acoso y evitar mÃs daÃo es fundamental. Pero no es suficiente, porque hay un daÃo que ya està hecho y es importante evaluarlo e intentar sanarlo. AdemÃs hay que trabajar en los aspectos de arriba que pueden derivar en un nuevo episodio de acoso o bien en el primero de todos. Cuando se detecta una vÃctima o alguien muy susceptible de convertirse en ello, el trabajo en habilidades sociales y en mejora de autoestima y asertividad es muy importante y puede ser la clave de no volver a tener dificultades de este estilo. TambiÃn hay que localizar a sus principales apoyos en el instituto y fortalecer sus vÃnculos, ampliar estos grupos y hacerles fuertes porque se apoyan unos en otros. Cuando se habla con la vÃctima es fundamental no juzgar, no culpabilizar, no poner el acento sobre lo que âhace malâ para recibir el acoso que està sufriendo. Siendo conscientes de que hay cosas en sus interacciones sociales que puede mejorar y que le evitarÃan estar en tanta desventaja podemos intervenir mejor, pero para mantener una comunicaciÃn fluÃda y productiva con alguien que necesita ayuda no conviene decirle esto hasta una fase mÃs avanzada, con la situaciÃn de acoso finalizada y la seguridad mÃs garantizada. Es entonces cuando podremos sugerir que existen herramientas de defensa y que si quiere aprenderlas. El acoso NO es culpa de la vÃctima, pero podemos mejorar su posiciÃn social para prevenir en lugar de solo remediar.

    El grupo que calla

    La adolescencia se caracteriza por un desplazamiento de los vÃnculos y la autoridad desde los adultos (padres y profesores) hacia los iguales. Esto es causa de conductas gregarias, rechazos al diferente, presiones grupales, identidades âa la defensivaâ disciplinas ocultas en los comportamientos. No todos los grupos se comportan internamente asÃ, pero los chavales educados en relaciones muy jerÃrquicas suelen tener interiorizado el escalafÃn como modo de organizaciÃn social y asumen su papel de lÃder o de seguidor con bastante naturalidad. Los seguidores son la mayorÃa silenciosa que no acosa, pero que consiente el acoso.

    Si se pregunta en un ambiente de intimidad y seguridad por quà no se intervino cuando maltrataban a un compaÃero la respuesta suele ser que por miedo a pasar a ser la siguiente vÃctima, o bien que es normal, que son bromas, que no pasa nada, que no es para tantoâ Y esta normalizaciÃn de las conductas y relaciones de violencia fÃsica y psicolÃgica es mÃs generalizada de lo que creemos, en ambientes laborales, en el trato que se da a las personas que atienden al pÃblico, en los conflictos de trÃficoâ

    La interiorizaciÃn de que lo normal es mostrarte agresivo, juzgar a los demÃs, reclamar tu posiciÃn dominante, aceptar la dominaciÃn de otro mÃs fuerte y otras actitudes similares hace muy difÃcil posicionarse a favor de la persona que sufre los abusos. El individualismo es omnipresente e impide ver que en realidad la mayorÃa no se siente cÃmoda con el maltrato, lo permite con su silencio, pero no està de acuerdo. Es normal que por efecto rebaÃo lo difÃcil sea que se pronuncie la primera persona para afear al acosador su mala conducta, pero si se alza una voz es habitual que se sumen muchas. Y, si eso ocurre, normalmente, es el fin de la situaciÃn de acoso. El acosador vive en la superioridad fÃsica y en la impunidad, si se ve seÃalado es probable que no tenga las fuerzas de enfrentarse al grupo posicionado en su contra.

    Cuando en el seno de un grupo se da un caso de acoso con silencio cÃmplice tambiÃn hay que hacerles saber que esa conducta por omisiÃn es reprobable. No se puede sancionar porque no se puede demostrar que nadie sepa nada, y porque tampoco funciona para los cambios de actitud a largo plazo, pero sà es importante que reciban un feedback acerca de lo mal que està hacerse el sueco y de lo bueno que habrÃa sido que hubieran contado lo que pasa cuanto antes.

    La prevenciÃn en un marco global

    Pero no nos podemos quedar en salir al paso de los incendios e ir apagÃndolos, es mejor tener una polÃtica de no tener materiales inflamables junto a fuentes de calor. No hay una polÃtica a nivel estatal de prevenciÃn del acoso escolar, pero en algunos centros el plan de acciÃn tutorial va encaminado en gran parte a las habilidades que ademÃs del acoso previenen un gran abanico de problemas tÃpicos. La clave en todo es la autoestima y la asertividad, pero desglosarà un poco mÃs.

    • Relaciones grupales

    Dentro de cada grupo clase se deben fomentar relaciones de respeto, de colaboraciÃn y de vÃnculos mutuos. A ser posible extender estos vÃnculos con otros grupos clase, pero conviene empezar a sentar las bases en entornos mÃs pequeÃos

    • ColaboraciÃn vs competitividad

    Proponer tareas en las que la colaboraciÃn dà mejores resultados que la competiciÃn, juegos cooperativos, trabajos en grupo (bien planteados, no que trabaje uno y la nota para todos), etc. La idea es que cale en sus mentes la posibilidad de que no todos los juegos sean de suma cero, que alzar al otro puede darte mÃs ventajas que hundirlo.

    • DetecciÃn de riesgos.

    A partir de herramientas como los sociogramas o de entrevistas con profesores de cursos anteriores, con alumnos y con padres detectar las vÃctimas y acosadores potenciales para intervenir antes de que se presente un acoso.

    • VÃnculos con los dÃbiles

    Hay que vigilar atentamente que las personas en riesgo de ser excluÃdas del grupo formen vÃculos sÃlidos con varios miembros mÃs integrados, que tengan un grupo identitario o que brille una de sus cualidades como vital para el funcionamiento del grupo en algunas tareas.

    • ComunicaciÃn no violenta

    Moderar los debates acerca de conflictos de modo que no se permitan los juicios de valor y los ataques personales. Trabajar en lo posible un modo de comunicaciÃn mÃs respetuoso.

    • DiscreciÃn al comunicar notas y otras informaciones.

    A parte de por la ley de protecciÃn de datos, es importante hacer esto por la innecesaria exposiciÃn social que es para muchos chavales su desempeÃo acadÃmico. A veces los acosados son los âempollonesâ, otras veces los chavales con dificultades en el aprendizaje, en cualquiera de los casos sus notas son una excusa mÃs para marcar la diferencia con el grupo.

    • Habilidades sociales de todos.

    Si todos aprendemos mejor a interpretar lenguaje no verbal, iniciar conversaciones, resolver conflictos y otras habilidades sociales, las realciones mejoran en general y el clima de tensiÃn desciende notablemente.

    • Espacios seguros.

    Los episodios de mayor violencia se dan fuera del aula, en los tiempos de recreo o a la salida del centro. En los recreos se pueden habilitar âespacios segurosâ , sin darles ese nombre. Se trata de que en algÃn lugar del centro haya un espacio mÃs estrechamente vigilado con actividades interesantes para los alumnos. Algunos irÃn por el placer de la actividad, pero ademÃs es un refugio estupendo para el que no se atreve a salir al patio por si acaso. Las actividades compartidas, ademÃs, fomentan vÃnculos sanos entre los alumnos, permiten descubrir talentos que no brillan en el aula y pueden, convenientemente supervisados, formar parte de la educaciÃn emocional de la persona

    • Asociacionismo estudiantil

    En la misma linea pero mÃs autogestionado, favorecer cualquier iniciativa de asociaciones de estudiantes para desarrollar sus aficiones e intereses.

    • MediaciÃn

    El conflicto es inherente a la convivencia de muchas personas en un espacio pequeÃo. En lugar de negar la existencia de estos conflictos, la mediaciÃn acepta que existen y se esfuerza en resolverlos de un modo consensuado. Lo ideal es que la mediaciÃn entre alumnos la hagyaa algÃn alumno al que se le haya dado una formaciÃn en este sentido.

    • Buena comunicaciÃn y confianza con los adultos

    Todo lo anterior es completamente imposible desde el enfrentamiento adulto-adolescente. Si no hay una buena comunicaciÃn con los profesores, ni los acosados confiarÃn en que los defiendan, ni los acosadores estarÃn abiertos a corregir su conducta y actitud, ni los silenciosos sentirÃn seguridad para hablar de lo que ocurre, ni nadie acudirà a las actividades de recreo, ni se apuntarÃn alumnos al programa de mediaciÃnâ CÃmo mantener estas vÃas abiertas es uno de esos misterios para los que nadie tiene la receta, ningÃn profesor se lleva bien con el 100% de su alumnado. Pero con que cada alumno pueda dirigirse a uno o dos de ellos hemos hecho un buen avance.

    Me cuesta sacar unas conclusiones de un problema tan complejo, pero si una palabra se repite como preventiva de muchÃsimos problemas de relaciones interpersonales es "asertividad" y como prevenciÃn de sufrimientos personales es "autoestima". Eduquemos respetando para que aprendan a respetar, queriÃndoles para que aprendan a quererse y estableciendo lÃmites para que puedan ponerlos ellos a otras personas y a ellos mismos.

    Leer más | Leer en meneame.net | Noticia original
  • Apuntes sobre explotación laboral y claves para hacerle frente

    Me dedico fundamentalmente a defender trabajadores en los tribunales, y a lo largo de mis 6 aÃos de ejercicio he aprendido algunas cosas que pueden ser de utilidad a quien sufra explotaciÃn por parte de su empresa. Aquà van algunos datos y consejos que pueden serviros si la estÃis padeciendo.

    -Contrato de trabajo. DebÃis tener claro que el contenido del contrato no os vincula si Ãste es ilegal. Es decir, que si en el contrato se "pacta" un salario de 800 euros mensuales pero el Convenio Colectivo dice que deben pagarse 1200, ese pacto no tiene validez y podrÃis reclamar las diferencias salariales (si bien solamente las de los Ãltimos 12 meses desde que pongÃis la papeleta de conciliaciÃn, estando prescritas todas las cantidades de los meses anteriores).

    Igualmente es irrelevante que vuestro contrato diga que trabajÃis 20 horas si en realidad estÃis trabajando 40. Si podÃis probar la jornada real, lo que diga el contrato darà exactamente igual. Igual que con la categorÃa profesional: si el contrato dice que tu categorÃa es de auxiliar pero ejerces funciones de titular, tienes derecho a cobrar el salario de titular.

    Y lo mismo pasa con vuestro tipo de relaciÃn laboral. ImagÃnate que te han hecho un contrato eventual por circunstancias de la producciÃn (teÃricamente sirven para hacer frente a los "picos" de actividad del negocio). Si el objeto del contrato es servir copas en un bar de playa y te lo hacen entre junio y septiembre, puede ser legal. Pero si te lo hacen en marzo para trabajar en un bar de ciudad, y te tiras 6 meses con Ãl, està claro que eres trabajador indefinido independientemente de lo que diga tu contrato, pues haces frente a necesidades permanentes e invariables del negocio.

    -El miedo a denunciar. Recordad este concepto: garantÃa de indemnidad. Si demandas a tu jefe, o incluso si presentas una simple papeleta de conciliaciÃn previa a la demanda o un escrito reclamÃndole que cumpla la ley en relaciÃn con tu contrato, estÃs blindado. A no ser que pueda probar fehacientemente que has cometido una infracciÃn disciplinaria susceptible de despido, no podrà echarte, pues el despido se considerarà nulo y la ley le obliga a readmitirte y pagarte los salarios de los meses que has estado en el paro. Eso sÃ, nunca debÃis contar a nadie que le habÃis demandado hasta que no le haya llegado la papeleta de conciliaciÃn, pues si se entera antes de que tà puedas probar que conocÃa la demanda, podrà echarte diciendo que, en el momento del despido, no sabÃa nada, y tà deberÃs probar que no era asÃ.

    -Las pruebas. Grabad mucho. Cualquier grabaciÃn en la que tà seas interlocutor es vÃlida ante los tribunales. Mantened conversaciones distendidas con vuestros jefes en las que reconozcan vuestra jornada, funciones efectivas, salario real...esas grabaciones son oro puro de cara a un juicio, y se les puede sacar la informaciÃn de muchas formas (preguntando inocentemente por el cuadrante horario de la semana que viene, haciÃndote la vÃctima sobre las muchÃsimas horas que trabajas en negro y pidiÃndole que te dà de alta por una jornada mayor...lo importante es que la informaciÃn quede clara y el jefe la reconozca). TambiÃn pueden servir fotografÃas o vÃdeos de vuestro lugar de trabajo, pero como la grabaciÃn de voz no hay nada.

    -El Convenio Colectivo. DebÃis conocer desde el principio cuÃl es el Convenio aplicable a vuestro sector. Allà se consagran vuestros derechos como trabajadores (salario, jornada mÃxima...) y, como os he dicho, esas son las condiciones que tenÃis derecho a exigir, independientemente de las que marque vuestro contrato. Cierto es que con la reforma laboral hay empresas que han creado convenios propios (solamente aplicables a ellas mismas) o se han descolgado del convenio del sector cumpliendo los requisitos legales para ello. Pero la mayorÃa siguen vinculadas a los convenios colectivos de sus respectivos sectores.

    -Las cotizaciones. Son vitales no sÃlo para la jubilaciÃn, sino para mil imprevistos como los procesos de incapacidad temporal. Si caes en baja y tu jefe solamente cotizaba por ti 20 horas, vas a tener una prestaciÃn miserable. Y si te quedas en incapacidad permanente porque tus lesiones te impiden volver a trabajar, vas a tener una pensiÃn de por vida muy pequeÃa. Asà que exigid siempre que coticen por vosotros todo lo que deben.

    -El acoso laboral. No son sÃlo insultos. Marginarte, decir a los compaÃeros que no hablen contigo, ponerte siempre las tareas mÃs penosas, no darte trabajo y tenerte humillantemente de pie sin hacer nada...cualquier ataque contra tu dignidad destinado a humillarte y minusvalorarte es acoso.

    -La extinciÃn indemnizada de la relaciÃn laboral. Si el empresario te adeuda mÃs de 3 nÃminas o viene incurriendo en retrasos en el pago de las mismas de forma endÃmica (1 0 2 aÃos con retrasos continuos que hagan un promedio de unos 15 dÃas de retraso al mes) puedes pedir la extinciÃn de la relaciÃn laboral, llevarte tu indemnizaciÃn de 33 dÃas de salario por aÃo trabajado y cobrar el paro. TambiÃn puedes hacerlo si el empresario te acosa o se niega a darte trabajo. Eso sÃ, deberà ser un juez quien declare que se dan los requisitos.

    -El despido. Puede ser procedente, improcedente o nulo. Es procedente cuando te echan por causas disciplinarias y, efectivamente, tu conducta era causa de despido segÃn el Convenio Colectivo. Te vas sin derecho a nada (ni siquiera al paro, aunque si impugnas el despido te pagan el paro aunque luego pierdas el juicio). TambiÃn es procedente cuando te despiden por causas objetivas (pÃrdidas o disminuciÃn continuada de ingresos de la empresa durante 3 trimestres consecutivos, asà como reestructuraciÃn de su producciÃn o estructura que vuelve innecesario tu puesto de trabajo). Aquà te vas con 20 dÃas de salario por aÃo trabajado como indemnizaciÃn y tienes derecho a paro.

    Respecto a los despidos por causas objetivas hay un truco: aunque las causas que alega la empresa sean verdad, si calcula tu indemnizaciÃn de 20 dÃas por debajo de la cuantÃa que debe tener (porque no reconozcan toda tu antigÃedad o usen un salario mÃs pequeÃo del que te corresponde) el despido es improcedente.

    El despido es improcedente cuando no hay causa legal (disciplinaria u objetiva) que lo justifique. Tienes derecho a una indemnizaciÃn que serà de 45 dÃas por aÃo trabajado en relaciÃn con los aÃos que hayas trabajado antes de febrero de 2012 (aÃo de la reforma laboral). Y por los periodos posteriores a febrero de 2012, 33 dÃas por aÃo. El jefe tambiÃn puede optar por no pagarte esa indemnizaciÃn y readmitirte, pero deberà pagarte los salarios de los meses que has estado en el paro. La decisiÃn entre readmitirte o indemnizarte es suya.

    Y el despido es nulo cuando te despiden por una causa que viola tus derechos fundamentales (discriminaciÃn ideolÃgica o sindical, despido por estar embarazada, por haber demandado a tu jefe...). Aquà la consecuencias es Ãnica: readmisiÃn con abono de los salarios de los meses que estuviste en el paro.

    El despido siempre debe ser por escrito y el empresario debe expresar en la carta sus causas de un modo lo suficientemente detallado como para que las conozcas claramente y puedas defenderte. Si no, el despido es como mÃnimo improcedente.

    -Las modificaciones sustanciales de las condiciones laborales. Si te cambian el contrato para bajarte el sueldo, la jornada, el rÃgimen de retribuciÃn (para por ejemplo dejar de percibir dietas en funciÃn de tu rendimiento), la ciudad en la que trabajas...se està incurriendo en una modificaciÃn sustancial del contrato. El empresario deberà justificarte por escrito que existe una razÃn legal para hacerlo (son las mismasque justifican los despidos por causas objetivas). Si esa causa existe realmente y justifica la modificaciÃn, tendrÃs que aceptarla o irte de la empresa con una indemnizaciÃn de 20 dÃas por aÃo. Si no existe, tienes derecho a seguir con tus condiciones laborales previas. Y recuerda que si el empresario no cumple el requisito de comunicaciÃn escrita y justificaciÃn de las causas, la modificaciÃn es directamente nula.

    -Los plazos. Si vas a impugnar un despido o una modificaciÃn sustancial, tienes 20 dÃas desde que se produjo el despido o desde que se te comunicà o entrà en vigor la modificaciÃn sustancial. Si reclamas salarios, tienes 1 aÃo desde que se devengaron (puedes pedir la nÃmina de 2016 hasta diciembre de 2017).

    -La papeleta de conciliaciÃn. La ley te obliga a presentarla ante el Servicio de MediaciÃn Laboral de tu ciudad (suelen depender de las consejerÃas de trabajo autonÃmicas) antes de demandar a tu empresario (salvo en casos excepcionales como el acoso laboral o la modificaciÃn sustancial de las condiciones laborales, donde no es necesario). Te citan a un acto de conciliaciÃn administrativa con Ãl para intentar llegar a un acuerdo. Si se alcanza, se levanta un acta que tiene el mismo valor de una sentencia y, si se incumple, puede ejecutarse y que se embargue al empresario para pagar lo que marca (eso sÃ, nunca pactÃis en conciliaciÃn administrativa indemnizaciones por despido si no estÃis seguros de que el jefe es solvente, pues el Fondo de GarantÃa Salarial no las paga a no ser que nazcan de sentencia o conciliaciÃn ante el juez).

    Y si no hay acuerdo en conciliaciÃn administrativa, tenÃis vÃa libre para demandar. La interposiciÃn de la papeleta paraliza durante 15 dÃas (o hasta que se celebra el acto de conciliaciÃn si es antes de 15 dÃas) los plazos para demandar.

    -Las mutuas. Se encargan de controlar las bajas por accidente de trabajo y, en muchas empresas, tambiÃn las de enfermedad comÃn. Siempre que os llamen debÃis acudir y colaborar con ellas, pues faltar a una sola cita injustificadamente es causa de pÃrdida de la prestaciÃn por incapacidad. Eso sÃ, si os dan el alta impugnadla ante la Seguridad Social, porque son muy miserables y, para ahorrarse dinero, mandan a trabajar a gente verdaderamente enferma.

    -La determinaciÃn de contingencias. Si tienes una baja derivada de accidente de trabajo (incluidos los accidentes de trÃfico que puedas tener con el coche cuando vas a trabajar) o de enfermedad profesional (hay un real decreto que define el catÃlogo de enfermedades profesionales asignÃndolas a cada tipo de trabajo) asegÃrate de que se te reconozca como tal, pues tendrÃs un rÃgimen de protecciÃn mejor que si se te considera mera enfermedad comÃn. Para ello debes rellenar un formulario muy sencillo dirigido al INSS y aportando las pruebas de que tu dolencia viene del accidente laboral o encaja en algunas de las enfermedades profesionales del real decreto www.boe.es/buscar/doc.php?id=BOE-A-2006-22169 y www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2015-13874

    Y en esencia creo que ya està dicho lo mÃs relevante!

    Leer más | Leer en meneame.net | Noticia original
  • "Hoy no entra nadie en clase"

    La escena tiene lugar en Valladolid, a finales de los aÃos 60 o principios de los 70 (mi padre no recuerda exactamente cuando, aunque el andaba por los doce o trece aÃos). El colegio se llamaba (y se llama) La Salle, uno de los centros educativos religiosos "clÃsicos" de la ciudad. El patio, en esa maÃana de invierno, està lleno de chavales que, a pesar del frÃo vallisoletano, visten de pantalÃn corto. Son centenares y tienen entre ocho y diecisiete aÃos, ya que el colegio cubre todo el espectro educativo de la Ãpoca.

    Cuando suena un silbato, me cuenta mi padre, los alumnos comienzan a formar en columnas, divididos por cursos. Los mÃs pequeÃos se alinean prÃximos al portÃn de entrada y serÃn los primeros en acceder a las aulas cuando los sacerdotes den la seÃal. Los mÃs alejados son los mayores, los que estudian el "preu", eso que luego se llamà COU y ahora 2 de Bachillerato. Ellos serÃn los Ãltimos en entrar.

    Sin embargo esa maÃana ocurre algo extraÃo. Los mayores, en lugar de evitar mezclarse con los mÃs pequeÃos, corren entre las filas que se van formando, se ponen delante y dicen muy serios: "Hoy no entra nadie. Cuando los curas den la seÃal, os quedÃis aquà parados. Como alguien se le ocurra entrar, le vamos a esperar a la salida y se va a enterar. ÂQueda claro?". Los alumnos de cursos inferiores, nerviosos, asienten. Le tienen miedo a la disciplina del colegio, pero nadie quiere convertirse en el blanco de las iras de los mayores.

    Las filas ya estÃn hechas. No sà si se reza, o se canta el himno nacional: mi padre no me lo dice. Sà que se acuerda de esos mil alumnos en posiciÃn de firmes, mientras los sacerdotes, desde lo alto de la escalera que da al patio, los inspeccionan. El cura responsable, satisfecho, da la seÃal con un leve asentimiento y otro cura mÃs joven hace sonar un silbato, la seÃal para que ordenadamente, curso a curso, los estudiantes accedan a las clases. Y sin embargo, nadie se mueve.

    El cura joven, confundido, vuelve a hacer sonar el silbato, està vez mÃs fuerte. Y nada. Los cuatro primeros cursos continÃan inmÃviles. Son niÃos de ocho aÃos. Les tiemblan las piernas, pero ninguno se atreve a moverse. Entonces el sacerdote de mÃs edad comienza a gritar desde lo alto de la escalera: "ÂQuà pasa aquÃ?" "ÂEstÃis sordos?" "ÂÂTodo el mundo dentro inmediatamente!!". Se oyen murmullos y un movimiento nervioso comienza a recorrer las primeras filas.

    Entonces ocurre.

    Un grupo de cuatro chicos mayores, de los que el aÃo siguiente tendrÃn que hacer una mili larga lejos de su casa, aquellos que en unas semanas podrÃn llevar pantalÃn largo, los que han pasado media vida en ese mismo colegio, avanzan decididos hacia las escaleras. Los curas los miran subir sorprendidos. El primero lleva en sus manos una hoja de papel. Se detienen a escasos metros del grupo de sacerdotes: tienen mil pares de ojos clavados en sus espaldas y el murmullo es ahora audible, una mezcla de confusiÃn, expectativa y miedo.

    "ÂQuà es esto? ÂQuà pasa?", pregunta el sacerdote mÃs joven. Los chicos le ignoran y, sin decir palabra, tienden el pliego de papel al cura mayor. Este lo toma y comienza a leerlo. Mi padre recuerda que le tiemblan los labios. Cuando termina està pÃlido: "ÂEstÃn ustedes locos! ÂEsto es inadmisible! ÂA formar ahora mismo y todo el mundo dentro!". Los jÃvenes, sin embargo, no se mueven. El silencio en el patio del colegio La Salle es absoluto: no se mueve un alma.

    SeguirÃn sin hacerlo lo que mi padre recuerda como una eternidad, pero que probablemente fuese mucho menos tiempo. No sirvieron de nada primero las amenazas, luego las lisonjas. Ni uno solo de ese millar de alumnos abandonà las filas. Entonces los curas entraron en el edificio: cuando desaparecieron, el patio estallà en un rumor histÃrico y confuso: todo el mundo comenzà a preguntar quà estaba pasando, quà estaban viendo, quà les iban a hacer.

    La explicaciÃn la debià de dar alguno de los alumnos mayores y comenzà a recorrer, desde atrÃs hacia adelante, las columnas de cursos que seguÃan formadas. A medida que iba llegando, se iba produciendo un silencio espeso. Mi padre, que estaba situado mÃs o menos en el medio, aun se acuerda de las palabras que le dijeron: "El cura X. està tocando a los pequeÃos. Les hemos dicho a los padres que hasta que no se vaya del colegio, nosotros no entramos a clase".

    Lo consiguieron. El cura, un seÃor mayor, fue trasladado (no sancionado o denunciado: solamente trasladado a otro centro educativo donde, imagino, continuà haciendo lo mismo) al dÃa siguiente. Mi padre me cuenta que era normal que hubiese curas "tocones". Muy gordo, supone, tuvo que ser lo que habÃa pasado para que los mayores se atrevieran a tomar una iniciativa asÃ. Muy gordo tuvo que ser, sigue suponiendo, para que la direcciÃn del colegio se plegase a un acto que, en el contexto de esa Ãpoca, suponÃa una rebeliÃn inadmisible.

    Mi padre lo ha visto hasta ahora como algo normal. El domingo pasado el programa "Salvados" tratà sobre los abusos infantiles cometidos por sacerdotes en EspaÃa. Los que lo hayÃis visto recordarÃis una cifra demoledora: mientras que en Estados Unidos o Australia se han reconocido miles de casos de agresiones sexuales a menores, en EspaÃa tan solo se han admitido una decena. Y yo solo puedo pensar en quà no puede ser asÃ. Que si se llegaron a generar mecanismos de autodefensa colectivos tan fuertes (y lo que me contà mi padre es justamente eso, una manera de defenderse de una agresiÃn), los abusos debÃan ser normales, habituales y admitidos. Con el conocimiento y la complicidad de las jerarquÃas eclesiÃsticas, el silencio de muchas familias y el trauma indeleble de miles de vÃctimas.

    Ahora, cuarenta y cinco aÃos despuÃs de esa frÃa maÃana de invierno en Valladolid, deberÃamos a empezar a hablar mÃs de lo que ocurriÃ. Y hacerlo como en otros paÃses: a travÃs de, por ejemplo, series de televisiÃn que cuenten esta y otras historias, reconociendo a las vÃctimas y, sobre todo, castigando a los culpables y a aquellos que les protegieron. Ya va siendo hora.

    Leer más | Leer en meneame.net | Noticia original
  • A vueltas con la Administración y las multas

    A vueltas con la Administración y las multas

    ÂPuedes ir a prisiÃn por una multa administrativa? ÂCuÃl es la diferencia con una multa penal? ÂPor quà el procedimiento administrativo es tan especial? ÂEs cierto que si algo està despenalizado no me pueden sancionar por ello?

    Hola de nuevo, meneantes. Vuelvo con mi habitual intermitencia para aclarar estas cuestiones y alguna otra mÃs de propina, porque soy asà de majo. Lo que me suele inspirar para estos artÃculos son conversaciones o polÃmicas que escucho en mis allegados, en los medios o, mÃs frecuentemente, aquà mismo.

    En este hilo (www.meneame.net/story/parlamento-noruego-vota-despenalizar-uso-todas-d) se hablà del tema de las multas administrativas, las penales y quà supone exactamente que algo està "despenalizado". Sin demÃrito de los meneantes que en ese hilo respondieron tan bien, voy a intentar condensarlo todo para que os hagÃis una idea clarinete del tema.

    1- Introito: ÂQuà cojones es la AdministraciÃn?

    Esa es fÃcil, pensÃis vosotros. Y sÃ, mÃs o menos lo es. Ahora bien: en pleitos o reclamaciones con la AdministraciÃn se sigue un procedimiento especial, llamado contencioso-administrativo, con una serie de particularidades que està chachi que conozcÃis antes de entrar en materia. Tened en cuenta que hablo de forma general y no siempre se cumple. Quiero que pensÃis en la AdministraciÃn como en una gran empresa. A fin de cuentas, una AdministraciÃn es una persona jurÃdica que opera en el trÃfico jurÃdico, como Zara o Botijos Paco, S.L. ÂNo?

    Pongamos dos casos: en el primero, crees que yo te debo mil euros. En el segundo, crees que te lo debe la AdministraciÃn. A priori, estamos hablando un poco de lo mismo, Âcierto? Pero pasa que en nuestro sistema, cuando demandas a la AdministraciÃn (estatal, autonÃmica, entes locales...) tienes que hacer una serie de actuaciones previas previas.

    Asà que, si creÃis que yo os debo mil pavos, tal vez intentÃis reclamarme antes. Pero tal vez no, y me demandÃis directamente (si sois listos, por monitorio, si procede) y a pleito iremos. Pero a la AdministraciÃn tienes que pedirle antes que te pague y esperar que la AdministraciÃn decida sobre si pagarte o no. Y pobres de vosotros como demandÃis antes de que la AdministraciÃn os haya respondido (por comunicaciÃn o por silencio administrativo): el juez de lo contencioso sus va a mandar a tomar bien por culo por "no haber agotado la vÃa administrativa previa".

    Haciendo un paralelismo: no podrÃais demandarme a mi por ese dinero hasta haberme reclamado y haber esperado los plazos legales para que yo os respondiese muy exquisitamente si me sale del cimbrel pagaros o no.

    Quedaos con esta idea: en pleitos con la AdministraciÃn ("contenciosos-administrativos") hay dos fases: primero, sà o sÃ, la administrativa (prejudicial) y si tal la contenciosa (ante el juez).

    Bien, dicho esto, al turrÃn:

    2- EstÃn las multas... y las Multas

    Una multa es una sanciÃn dineraria por una infracciÃn. Problema: hay multas penales y multas administrativas porque hay infracciones penales e infracciones administrativas. Meh, dirÃis, quà mÃs da, si total hay que pagar. Pues no, no da igual, y me cago en Ros que preferÃs las multas administrativas.

    En una multa administrativa que te ponen, por ejemplo, por mear en la calle, si no la pagas, es una especie de "deuda" (los juristas que lean esto tienen que estar retorciÃndose, pero que les jodan, no escribo para ellos) que tienes con una entidad pÃblica. Y esa deuda te jode vivo si no pasas por el aro: embargo de cuentas, date por follado para pedir crÃditos, te estarÃn mirando con lupa cualquier ingreso para cobrÃrselo y toda la pesca. Pero nunca, nunca, nunca te meterÃn en la cÃrcel por ello. JamÃs te podrÃn meter en la cÃrcel sin un procedimiento penal, y no hay procedimiento penal de "impago de deuda".

    Idea fundamental: JamÃs irÃs a la cÃrcel por una deuda, ya sea con administraciones pÃblicas o personas fÃsicas o jurÃdicas privadas.

    Hombre, puedes ir a la cÃrcel por deber dinero, por supuesto, si has cometido algÃn delito de estafa, administraciÃn desleal, apropiaciÃn indebida... Pero para ir a la cÃrcel primero has de pasar por un procedimiento penal. Asà que si te pillan con dos cogollos, como si te sancionan con veinte millones de euros: si no hay un proceso penal, no hay pena, ni hay multa penal ni, por supuesto, cÃrcel.

    Ahora bien, las multas penales son otro rollo. Como decÃa, una multa penal sÃlo te puede ser impuesta en un juicio penal. Y el no pagarla es una jodienda porque sà que acarrea ingreso en prisiÃn.

    ÂPero cÃmo, si acabas de decir que no puedes ir a la cÃrcel por una deuda?

    Bueno, eso es cierto. Pero una multa penal no es una "deuda": es un castigo penal en sustituciÃn de la pena de prisiÃn. Y lo que se pretende evitar es que te salgas de rositas por no tener un chavo.

    -Oiga, vale, le di una hostia a una vieja y escupà su cuerpo desmadejado, pero es que no tengo un puto duro para la multa que me vaya a poner, SeÃorÃa.

    -Ah, okis. JoÃ. Bueno, pues nada, le declaro no culpable.

    PillÃis el feeling, Âverdad? Por una vez, la ley està clara y el 53 del CÃdigo Penal nos dice:

    ArtÃculo 53.

    1. Si el condenado no satisficiere, voluntariamente o por vÃa de apremio, la multa impuesta, quedarà sujeto a una responsabilidad personal subsidiaria de un dÃa de privaciÃn de libertad por cada dos cuotas diarias no satisfechas, que, tratÃndose de delitos leves, podrà cumplirse mediante localizaciÃn permanente. En este caso, no regirà la limitaciÃn que en su duraciÃn establece el apartado 1 del artÃculo 37.

    TambiÃn podrà el juez o tribunal, previa conformidad del penado, acordar que la responsabilidad subsidiaria se cumpla mediante trabajos en beneficio de la comunidad. En este caso, cada dÃa de privaciÃn de libertad equivaldrà a una jornada de trabajo.

    Breve parÃntesis: las penas en los procedimientos penales se imponen por X euros al dÃa durante X dÃas. No te cascan, pongamos, 300 euros sin mÃs, sino "a razÃn de 10 euros al dÃa durante un mes". En los juicios por delitos leves que sean cosas sencillas se suele poner incluso sÃlo uno o dos euros al dÃa.

    3- No està penalizado: el curioso caso del tÃo que se puso a cagar por la ventana.

    Bien, y pasamos a lo Ãltimo y que es una confusiÃn enorme as fuck sobre el concepto de la "despenalizaciÃn".

    SÃlo te pueden meter en prisiÃn si...

    Ha habido un procedimiento penal.

    Correcto. Cuando hablamos de "pena" hablamos siempre de...

    Procedimiento penal.

    Estupendo, meneante. Recordemos: sÃlo te podrÃn privar de libertad en un procedimiento penal. Sigamos. Que algo està despenalizado implica que...

    ÂNo se puede castigar con pena?

    ÂBien! Y si no se puede castigar con pena, Âquà te dice?

    ÂQue puedo hacerlo sin consecuencias!

    Meeeec. Error.

    Que no sea penal (a.k.a castigable con pena) no quiere decir que està permitido. Sube al punto 2: la AdministraciÃn te puede poner una multa por conductas que no son delitos (los delitos son siempre penales, no hay "delitos administrativos" ni "delitos civiles") pero que son sancionables. Mear en la calle es un ejemplo. Montarte una rave a tope de decibelios en tu miniapartamento a las 4 de la maÃana es otro. Y consumir o llevar encima sustancias ilegales por la calle... es otra.

    No me meto en lo justo o injusto de ello (de hecho, soy partidario de la regulaciÃn y liberaciÃn de las drogas), pero es lo que es. Parte mala: paga. Parte buena: no irÃs a prisiÃn (bueno, si llevas un kilo farlopa encima sÃ, pero porque ya excede lo administrativo y pasa a ser delito de trÃfico de drogas).

    Ahora ya sabÃis unos conceptos que es cuestiÃn de hilvanar: si algo es delito es que es el Ãmbito penal. Eso quiere decir que una multa por delito ha sido decretada penalmente, lo cual no es administrativo, lo cual implica que os pueden enchironar. Si te llega cartita sancionadora del ayuntamiento o la delegaciÃn de Gobierno, es administrativo, ergo no os van a meter en prisiÃn. Y si es administrativo sabÃis que si querÃis recurrirla, por lo general tendrÃis que ir primero a la AdministraciÃn y decirle "Va, porfa, no te pases", y si pasa de tu culo (99% de casos) entonces lo podrÃs pelear en juicio. Si quieres.

    Asà que estad atentos, meneantes, cuando oigÃis hablar de despenalizaciÃn, ya sea de drogas, de armas o de la sodomizaciÃn homosexual en algunos paÃses. Investigad sobre ello y sabed que aunque no te la metan del todo, puede ser que entre la puntita.

    Leer más | Leer en meneame.net | Noticia original
  • Comparaciones monárquicas, las justas

    No falla. Al dÃa siguiente del discurso navideÃo del monarca ocurre un fenÃmeno curioso: desde los medios serios y tradicionales se despliega un abanico enorme de editoriales, columnas, noticias, sueltos y piezas de fondo que tienen el mÃrito de ser absolutamente monocordes en su interpretaciÃn, invariablemente positiva, de las palabras reales. Tomemos un ejemplo en la persona de Jose Antonio Zarzalejos, defenestrado ex director del ABC y uno de los opinadores monÃrquicos de mÃs fuste intelectual. Zarzalejos, en su columna (que pueden leer aquÃ) defiende con pasiÃn la utilidad de la monarquÃa y para ello hace un recorrido por los clÃsicos del gÃnero (imparcialidad, apartidismo, estabilidad) para culminar con un informe producido por uno de los think tanks letizios por antonomasia, el CÃrculo CÃvico de OpiniÃn.

    Dice el informe, textualmente: "AÃade el estudio que âseis de las ocho monarquÃas parlamentarias (entre ellas EspaÃa) figuran entre las diecinueve mejores democracias del mundo". BÃsicamente comparan la monarquÃa espaÃola con las de BÃlgica, Dinamarca, Holanda, JapÃn, Noruega, Reino Unido y Suecia para desacreditar cualquier insinuaciÃn sobre la falta de calidad democrÃtica que mucha gente achaca a nuestro sistema de gobierno.

    Pero... Âes puede hacerse esa comparaciÃn? ÂEs ajustada a la realidad histÃrica? ÂTiene sentido formularla?. Para responder hay que partir de un hecho histÃrico: El rasgo definitorio de la instituciÃn monÃrquica en EspaÃa, al menos desde lo que consideramos el inicio de la Ãpoca contemporÃnea, ha sido la inestabilidad. Hagamos un recuento en sentido inverso:

    Juan Carlos I: abdicaciÃn.

    Juan de BorbÃn: No llega a reinar.

    Alfonso XIII: abdicaciÃn. Muere en el exilio.

    Alfonso XII: Reinado completo (muere joven por enfermedad).

    Isabel II: Depuesta por la revoluciÃn de 1868, muere en el exilio.

    Fernando VII: Abdica en NapoleÃn Bonaparte. Reinstaurado en el trono tras la Guerra de la Independencia. A su muerte, estalla una guerra civil (Primera Guerra Carlista, entre su hermano y su hija).

    Es una situaciÃn anÃmala que, desde luego, no tiene parangÃn en ninguno de los siete paÃses citados, caracterizados por sucesiones dinÃsticas ordenadas y discretas y, desde luego, tiene mÃs que ver con las convulsiones que han sacudido a paÃses como Marruecos o el extinto Imperio Otomano. Pero... Âpor quà ha sido asÃ?. Pues muy sencillo: porque, a diferencia de las monarquÃas parlamentarias europeas que tanto nos gusta sacar a colaciÃn, la casa real espaÃola se ha caracterizado por su afÃn de centralidad polÃtica, quebrando para ello -cuando ha sido necesario- las leyes fundamentales del Estado y operando en beneficio propio. Y para demostrarlo, volvamos a hacer el recorrido de marras, esta vez en sentido cronolÃgico:

    Fernando VII: Es reinstaurado en el trono con el compromiso de respetar la ConstituciÃn de 1812 aprobada en CÃdiz. Tras acceder a ello, una vez en el poder da un golpe de estado y suprime el marco constitucional, con una represiÃn atroz. Este movimiento serà uno de los factores principales en la cadena de guerras civiles (tres) que azotarÃn el paÃs durante el siglo XIX.

    Isabel II: Su incapacidad para ceder poder polÃtico en beneficio de un sistema parlamentario, unido al descontento general provocado por el uso descarado de los mecanismos del Estado en beneficio propio (adjudicaciones escandalosas a amantes y familiares) culmina en la revoluciÃn de 1868, "La Gloriosa", tras la que es depuesta y enviada al exilio.

    Alfonso XII: El monarca mÃs decente de esta serie, en parte debido a que accede al trono siendo un niÃo y en parte a que fallece a los 28 aÃos por enfermedad: no le da materialmente tiempo a consolidar su reinado.

    Alfonso XIII: EpÃtome del monarca intervencionista. Tras una convivencia tensa con la constituciÃn bipartidista de 1876, contribuye decisivamente a su colapso mediante su intervenciÃn y responsabilidad directa en el Desastre de Annual de 1921 ("Ole los hombres con cojones", le dice al general Silvestre cuando este, influido por las presiones del monarca, decide realizar un despliegue suicida que culminarà con la masacre de miles de soldados de reemplazo en el Rif). En 1923 aplaude el golpe de Estado del general Miguel Primo de Rivera. Cuando la dictadura cae por agotamiento, intenta por todos los medios perpetuarla en la persona del Almirante Aznar. En 1931, tras la victoria de las candidaturas republicanas, marcha a un exilio dorado en Roma.

    Juan de BorbÃn: No llega a reinar, pero en 1936 se presenta vestido de requetà en el Cuartel General de Franco rogando que le dejen pelear contra "los rojos". ImagÃnense Ustedes a, no sÃ, el futuro rey de Noruega presentÃndose vestido de SA en el cuartel de Quisling pidiendo luchar contra los aliados y luego pretendiendo reinar.

    Juan Carlos I: Aparte de su vida privada (muy en la lÃnea de la de su padre y su abuelo), el monarca EmÃrito se distingue por, hasta 1981, una constante injerencia en la vida polÃtica espaÃola. Hasta el punto de generar una situaciÃn equÃvoca con el general Armada, que interpreta las constantes quejas del monarca y sus deseos de que "le quiten de encima" a un Suarez que no soportaba como una invitaciÃn a realizar un golpe cÃvico-militar. Eso siendo optimistas y suponiendo que se limità a ser un bocachancla irresponsable (es lo que sostiene Javier Cercas en "AnatomÃa de un Instante"), porque se podrÃa tambiÃn llegar a pensar en que dio un asentimiento inicial a la operaciÃn. Tras el 23-F se establece un pacto tÃcito: cero injerencia polÃtica y, a cambio, carta blanca para su vida privada y financiera, incluyendo un enriquecimiento personal impensable en cualquier otro paÃs de nuestro entorno.

    Asà que me van a permitir que lo diga claramente: en cuanto a monarquÃas, comparaciones las justas.

    Leer más | Leer en meneame.net | Noticia original
  • 5 simples medidas para empezar a protegernos de los gigantes de Internet

    5 simples medidas para dejar de favorecer a compaÃÃas que invaden la privacidad de los usuarios y que no pagan impuestos. Hay muchas otras, cualquiera que quiera puede aportar mÃs.

    1.- NAVEGADOR ALTERNATIVO (MOZILLA Firefox)

    www.mozilla.orgÂEn 5 minutos està instalado. Va igual o mÃs rÃpido que Chrome y protege mucho mÃs la privacidad.ÂMozillaÂpertenece a unaÂorganizaciÃn sin Ãnimo de lucro

    2.- UTILIZAR SIEMPRE NAVEGACIÃN PRIVADA

    Esta opciÃn està disponible en cualquier navegador, solo hay que mirar en el menu. Mejora la privacidad. Borra las cookies y el historial al salir.

    3.- MENSAJERÃA INSTANTÃNEA (TELEGRAM)

    Whatsapp pertenece a Facebook, entre ellas se intercambian los datos. Facebook ademas apenas paga impuestos en EspaÃa. Si quieres protegerte de ellos y dejar de favorecerlos puedes instalarteÂTelegramÂ(www.telegram.org) y empezar a usarlo. Telegram: organizaciÃn apÃtrida sin Ãnimo de lucro.

    4.- BUSCADOR ALTERNATIVO

    Para dejar de favorecer a Google, multinacional que invade la privacidad de los usuarios y a presar de beneficios multimillonarios apenas paga impuestos en EspaÃa. Altenativas:ÂDuckduckgo.comÂoÂEcosia.org, por ejemplo

    5.- EMAIL (PROTONMAIL.COM)

    Email alternativo, encriptado, con base en Europa, para usar por la mismas razones sobre Google que antesÂwww.protonmail.com. Muy recomendable para cualquier informaciÃn delicada, nÃmero de cuenta, datos personales, claves, datos mÃdicos o de salud, etc.

    El articulo completo està enÂ5MEDIDASÂ, pero no hace ninguna falta leerlo, solo ver si cualquiera de las medidas te puede servir y empezar a aplicarlas.

    No quiero que me digan que esto es Spam, como parece que muchos hacen con los que llegan nuevos, a pesar de que en teorÃa este es un sitio cuya filosofÃa original es "promociÃn de blogs" (segÃn leà en un artÃculo de uno de los fundadores). El blog en el que sale el artÃculo ni siquiera va de nada de esto y apenas està en uso, ni veo que se puede sacar de estas sugerencias excepto cierta profilaxis digital para todos.

    Leer más | Leer en meneame.net | Noticia original
  • De cómo un magistrado reconoce (sin sonrojarse) seguir la estrategia política del Gobierno

    Las Ãrdenes de detenciÃn internacional sirven para que los delincuentes huidos al extranjero sean puestos a disposiciÃn judicial. Se persigue asà iniciar con todas las garantÃas el proceso penal y llevarlo a su justa culminaciÃn: una sentencia que absuelva o condene al imputado. Esos son los fines de la Justicia, y los Ãnicos que puede tener en cuenta un juez independiente.

    Leyendo el Auto por el que se desestima acordar la orden de detenciÃn contra Puigdemont (puede consultarse aquà www.antena3.com/documents/2018/01/22/CBB7F8EF-7E5C-41B0-B861-386839650 ) vemos que el juez la rechaza porque, si se le detiene, podrÃa delegar el voto e incluso presentarse como candidato a President. Y lo escribe sin sonrojarse.

    A Puigdemont se le han imputado delitos terribles, por lo que es deber del juez detenerle en cuanto surja la posibilidad, sin que un escenario polÃtico indeseado por el Gobierno pueda ser Ãbice para que cumpla su obligaciÃn. Sin embargo, el magistrado del Supremo nos dice que:

    Frente a la imposibilidad legal de optar a una investidura sin comparecer en el Parlamento, la provocaciÃn de una detenciÃn en el extranjero, busca que el investigado pueda pertrecharse de una justificaciÃn de que su ausencia no responde a su libre decisiÃn como prÃfugo de la justicia, sino que es la consecuencia de una situaciÃn que le viene impuesta (...) Es pues evidente que los instrumentos de privaciÃn de libertad, que la ConstituciÃn EspaÃola y ordenamiento jurÃdico habilitan para la mayor eficacia del orden legal, no pueden desplegarse para facilitar su transgresiÃn y ruptura. Y la remota posibilidad de que el desplazamiento del investigado no responda a lo que se ha expuesto, sino a una exclusiva inquietud acadÃmica, no hace razonable que no se contemple la posibilidad que se expresa, obligando a posponer la orden de detenciÃn

    Con todo el morro. El magistrado tiene la oportunidad de detener a un peligrosÃsimo delincuente pero, como eso puede provocar que el Parlament acabe votando a un candidato que no gusta a Rajoy, le dejamos escapar. DespuÃs de esto, hablar de independencia judicial es mÃs ridÃculo que nunca.

    En el fondo, Ãste es el Ãltimo eslabÃn de una cadena de despropÃsitos. ImputaciÃn de rebeliÃn sin que haya habido violencia alguna, prisiones provisionales mÃs estrictas que las de los etarras sin que exista riesgo de fuga o destrucciÃn de pruebas...el denominador es el mismo: instrumentalizaciÃn de la Justicia para satisfacer los fines del Gobierno. Por eso siempre he dicho que Junqueras es un preso polÃtico. No està en la cÃrcel por sus ideas, sino porque, polÃticamente, conviene tenerlo preso para atemorizar al resto de independentistas y que no se salgan del tiesto. Es un preso encarcelado por razones polÃtico-estratÃgicas. Y Puigdemont sigue libre por las mismas razones. Al menos el Tribunal Supremo hoy se ha dignado a reconocerlo.

    Leer más | Leer en meneame.net | Noticia original
  • Reinventando cuelgame.net

    Reinventando cuelgame.net

    Hace ya unos cuantos meses que llevo sopesando la posibilidad de pegarle una vuelta de tuerca al concepto de cuelgame.net. El aumento de alternativas al p2p mucho mÃs sencillas (netflix, spotify, steam, etc..) y la retirada continua por parte de Google de enlaces a la web ha ido haciendo disminuir el trÃfico de forma lenta pero notable.

    Llegados a este punto, y teniendo en cuenta que la web jamÃs me ha proporcionado ningÃn tipo de beneficio econÃmico, sÃlo me quedaban dos opciones : dejarla morir poco a poco, o intentar darle un cambio radical para intentar rehacer la interesante comunidad que se ha ido formando a lo largo de estos seis aÃos, aÃn manteniendo la polÃtica de no publicidad en la web.

    ActualizaciÃn del cÃdigo

    Lo mÃs prioritario era actualizar la web a la Ãltima versiÃn del cÃdigo. Gracias aÂmenÃame, que ha continuado manteniendo libre su cÃdigo, he programado una migraciÃn del sistema antiguo al nuevo. Todo parece funcionar de forma correcta, aunque supongo que habrà que corregir algÃn detalle a medida que la vayamos usando.

    AmpliaciÃn de temÃtica de la web

    Uno de los cambios mÃs importantes de cuelgame.net es la adiciÃn de nuevas categorÃas de envÃos. Los enlaces p2p seguirÃn estando muy presentes en la web, siendo uno de los subs principales, pero estarÃn acompaÃados de enlaces a noticias, humor y demÃs subs que se les ocurran a los usuarios. Dado que el cÃdigo permite personalizar los subs âvisiblesâ, cualquier usuario que quiera seguir viendo cuelgame.net como hasta ahora, solamente los links p2p, podrà hacerlo de forma sencilla desde su perfil.

    Bonus track

    Y por Ãltimo, un experimento que me ronda la cabeza desde hace un montÃn de tiempo. ÂCon quà podrÃamos premiar al usuario que aporta contenido de calidad a la web? ÂQuizÃs con una criptomoneda, ahora que estÃn tan de moda?

    En un principio sopesà la idea de regalar alguna altcoin existente de poco valor (p.e. reddcoin o dogecoin) haciendo una pequeÃa inversiÃn inicial, pero estaba claro que serÃa mucho mÃs gratificante tener una moneda propia, aunque su valor fuese cero, pero que nos permitirÃa realizar transacciones entre usuarios. DespuÃs de analizar las opciones, decidà usar litecoin como base (un fork de bitcoin con buen recorrido) para nuestra nueva moneda. De esta manera surgià una nuevaÂshitcoin,Âel CuelgaCoin (sÃ, seguro que habÃa nombres mejores).

    Cada usuario tendrà la opciÃn, entrando en su perfil, de generar una cartera remota para poder empezar a ahorrar Cuelgacoins. Una vez generada la cartera, se le realizarà una transferencia automÃtica de una determinada cantidad de monedas (actualmente 10 CLG por portada, sujeto a cambios a medida que veamos cÃmo evoluciona). Estas recompensas se aplicarÃn, como no podÃa ser de otra forma, de manera retroactiva a todos los envÃos realizados en estos pasados 6 aÃos, tan pronto como sus dueÃos generen su cartera en remoto, como forma de premiar su fidelidad y sus aportaciones a la comunidad.

    Las carteras remotas que generen los usuarios serÃn visibles en su perfil, permitiendo de esta forma que los usuarios realicen transacciones entre ellos, opciÃn que tambiÃn estarà disponible para los usuarios con cartera. De esta forma, podremos implementar mÃs adelante una opciÃn de âtipsâ o propinas, o incluso un tablÃn de recompensas.

    AdemÃs de la gestiÃn desde la web, es posible tener el cliente en local. Lamentablemente no me ha dado tiempo a preparar los binarios asà que os tocarà esperar oÂcompilar

    La cadena de bloques de cuelgacoin es muy joven, como podÃis ver en la imagen, sÃlo tiene 9369 bloques encontrados, gracias a las personas que he podido reclutar para empezar a minar los bloques iniciales. Si os interesa minar unos cuantos bloques, podÃis usar vuestro programa de minerÃa preferido (cgminer, cpuminer, bfgminer, etcâ) usando el algoritmoÂscryptÂcontra este pool stratum+tcp://pool.cuelgame.net:3333 , usando como nombre de usuario la cartera donde querÃis recibir las monedas, y cualquier contraseÃa.

    Siguientes pasos

    A partir de aquÃ, y al margen de corregir poco a poco los flecos que me haya podido dejar en la migraciÃn del sistema antiguo, sÃlo nos queda esperar para ver cÃmo evoluciona la web.

    He tratado de condensar toda la informaciÃn en un post, aunque seguro que me dejo muchos detalles en el tintero. Para cualquier duda, por favor, dejadme un comentarioÂe intentarà atenderlo lo antes posible.

    ÂMuchas gracias!

    Leer más | Leer en meneame.net | Noticia original
  • Factura de la luz del año 2001 vs 2017

    Factura de la luz del año 2001 vs 2017

    Hace unos dÃas he encontrado una factura de la luz de la empresa del aÃo 2001, querÃa compararla con el consumo actualmente, para ver los cambios que se han producido.

    En primer lugar lo que me llama la atenciÃn es que la mayor parte del consumo se realizaba de dÃa, al contrario que ahora, en segundo lugar el importe, es una factura bimensual, con lo que cada mes pagarÃamos 44,5â.

    Ahora vamos a ver como quedarÃa esta factura si tuviera que pagarla actualmente para ver el incremento.

    En la primera columna Antigua, es lo que pagaba antes, en actual es si consumiera lo que consumÃa entonces con los valores actuales, el incremento es el incremento total y lo divido entre 16 aÃos para quitar el incremento que se ha hecho cada aÃo.

    Como veis la facturaciÃn por potencia se ha incrementado un 247% en 16 aÃos, a un 15,47% por aÃo. Los consumos a un 11% al aÃo, lo Ãnico que ha bajado es el alquiler del contador, ha bajado un 53%.

    Debemos saber que el impuesto elÃctrico ha subido, de un 4,8 a un 5,11 y el IVA del 16% al 21%, por lo que parte de ese porcentaje, de ese 182% que ha subido la factura, un 6% sÃlo es por impuestos.

    Ahora vamos a hacer un estudio al revÃs, que pasarÃa si mi consumo actual, fuera con la factura de 2001.

    Si con mis consumos actuales, aplicamos los precios de 2001, pero sÃlo subiendo el impuesto elÃctrico y el IVA, yo tendrÃa que pagar 57,45â pero pago como se ve arriba 104,83â

    ÂQuà os parece?

    Leer más | Leer en meneame.net | Noticia original
  • El rey puede matar sin ser condenado, pero quien le ofenda va a la cárcel (pese al TEDH)

    En EspaÃa el rey puede matar, violar o practicar la pederastia sin ser perseguido penalmente. El artÃculo 56 de la ConstituciÃn declara su inviolabilidad, lo cual significa que ningÃn juez podrà condenarle aun cuando cometa el delito mÃs execrable. Es mÃs, ni siquiera se le puede demandar en vÃa civil para (por ejemplo) pedir que se haga cargo de una hija no reconocida. Por tanto, el rey està por encima de la Justicia.

    Del mismo modo, el CÃdigo Penal dispone que quien "calumniare o injuriare al Rey o Reina a cualquiera de sus ascendientes o descendientes, a la Reina consorte o al consorte de la Reina, al Regente o a algÃn miembro de la Regencia, o al PrÃncipe o Princesa de Asturias, en el ejercicio de sus funciones o con motivo u ocasiÃn de Ãstas, serà castigado con la pena de prisiÃn de seis meses a dos aÃos si la calumnia o injuria fueran graves, y con la de multa de seis a doce meses si no lo son".

    Si las injurias se dirigen contra un ciudadano normal, solamente implicarÃn una multa de seis a catorce meses.

    Por tanto, en EspaÃa el rey puede pisarte el hÃgado y bailar sobre Ãl. Aunque te lo reviente, nadie le condenarÃ. Pero si tÃ, presa del dolor, le llamas "hijo de perra", tendrÃs pena de cÃrcel.

    Lo anterior se vuelve de rabiosa actualidad debido a la pena de cÃrcel contra el rapero que llamà ladrones a los borbones. Independientemente de los trapicheos que en diversos foros se imputan a Campechano (cobro de comisiones millonarias por sus "labores de representaciÃn" en beneficio de multinacionales y gobiernos como el saudÃ), entiendo que muchos espaÃoles consideren ladrones a los borbones. Los casi 8 millones de euros que se funde la Casa Real al aÃo, unidos a sus sueldazos por no hacer nada, justifican que, dentro de una legÃtima crÃtica polÃtica, entendamos y afirmemos que nos roban.

    Se puede discutir si la afirmaciÃn de que son unos ladrones excede o no los lÃmites de la libertad de expresiÃn. Pero lo indiscutible es que una crÃtica polÃtica subida de tono no puede implicar cÃrcel. Nos lo dijo el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en esta sentencia, que era una peticiÃn a voces para que se aboliese el delito de injurias a la Corona.

    www.mjusticia.gob.es/cs/Satellite/Portal/1292427042036?blobheader=appl

    Pero el Gobierno no hizo caso, y se sigue encarcelando a gente por aplicaciÃn de este delito.

    Es triste que, a pesar de las presiones europeas, nuestros prebostes sigan empeÃados en que las reminiscencias de la EspaÃa arcaica, cerrada y enmohecida sigan contaminando y condicionando nuestro futuro. Por su culpa, el Spain is different proclamado por Franco sigue siendo una realidad.

    Leer más | Leer en meneame.net | Noticia original
  • Universidad, negocio, aprobados milagrosos y donaciones millonarias: el caso UCAM

    Descubrà la Universidad CatÃlica de Murcia (UCAM) cuando, estando en primero de Derecho, diversos compaÃeros mÃos que obtuvieron resultados desastrosos en los exÃmenes decidieron abandonar la universidad pÃblica e irse a la UCAM. Todos tenÃan el denominador comÃn de poder pagar las astronÃmicas matrÃculas que allà se piden para ingresar (podÃis consultarlas aquà www.ucam.edu/admision/matricula ).

    Cuando les preguntà por quà se iban, me respondieron que merecÃa la pena pagar aquel pastÃn porque allà se aprobaba con gran rapidez y poco esfuerzo. AÃos despuÃs, cuando uno de ellos me enseÃà los apuntes de Derecho Procesal que manejaban, comprobà que sus palabras eran ciertas y sentà vergÃenza ajena: aquello, por su exiguo tamaÃo y su falta de sustancia, era mÃs propio de bachillerato que de una carrera universitaria.

    Os preguntarÃis de quà sirve obtener un tÃtulo sin tener ni idea sobre la disciplina. Una gran parte de quienes abandonan la universidad pÃblica porque hay que estudiar y se van a la UCAM, cuentan con el apoyo de familias lo suficientemente influyentes como para enchufarles en la AdministraciÃn pÃblica o grandes empresas donde su ignorancia no serà un problema.

    Si planteas estos extremos a algÃn responsable de la UCAM, te dirà que sus carreras estÃn avaladas por la ANECA y las autoridades estatales competentes. El problema es que esas autoridades controlan los programas que les remiten en papel, pero no la imparticiÃn real de los temarios que supuestamente integran el programa. Y, si en la UCAM hubiese una directriz para que, en la prÃctica, dichos temarios se redujesen a la mÃnima expresiÃn a fin de tener contentos a los alumnos-pagadores, tales autoridades no podrÃan comprobarlo.

    Indudablemente, la UCAM es un negocio floreciente. Precisamente por lo que os he contado, està generando unos beneficios inmensos. Incluso muchas familias humildes ahorran para meter a sus hijos allà porque piensan que es mejor pagar una primera matrÃcula carÃsima que arriesgarse al suspenso y consiguiente pago de segundas y terceras matrÃculas. No obstante, la avidez de dinero a veces provoca escÃndalos adicionales, como las acusaciones de estafa que estos guardias civiles hicieron a la instituciÃn lacronicadelpajarito.com/region/decenas-guardias-civiles-acusan-a-ucam o este otro www.murciaconfidencial.com/2006/08/piedra-de-escndalo-y-presunto-fraud

    El jefe supremo de la UCAM (Jose Luis Mendoza) tiene tanto poder que, hace aÃos, mantuvo un duro enfrentamiento con el obispo de Murcia por el control de la instituciÃn...y le ganÃ, provocando su exilio forzoso www.laverdad.es/murcia/v/20130903/region/valedor-ucam-aparto-obispo-20 ÂLa razÃn? Mendoza ha donado incontables millones de euros al Vaticano lacronicadelpajarito.com/sociedad/papa-ordena-investigar-donaciones-mi

    Y es que, a pesar de su inmenso poder econÃmico, el pasado de Mendoza es oscuro, y dirige su negocio al mÃs puro estilo feudal www.murciaconfidencial.com/2006/12/mendoza-ucam-y-unos-ttulos-de.html Eso sÃ, siempre tiene ratos libres para pontificar www.laverdad.es/murcia/ciudad-murcia/201511/11/mendoza-matrimonio-homo

    La razÃn por la que os suelto todo este rollo es que hoy se ha publicado un ranking de calidad universitaria, y las universidades murcianas han quedado a la cola www.laverdad.es/murcia/informe-senala-universidades-20180222194244-nt. Pero OJO, las cifras son engaÃosas. Se ha hecho una media de las universidades con sede en Murcia, y hemos quedado en lo mÃs bajo...por culpa de la UCAM. Mientras que la pÃblica tiene un buen nivel, la UCAM està hundida en investigaciÃn, tesis doctorales y demÃs Ãndices de calidad. Y, al hacerse un promedio, arrastra a la pÃblica hacia los abismos.

    Se puede ganar mucho dinero haciendo negocios con matrÃculas y aprobados. Se puede usar ese dinero para acaparar poder e influencia. Pero la calidad y el trabajo cientÃfico requieren una dedicaciÃn y un amor por la ciencia que no interesan a los mercaderes, y que sÃlo pueden darse en universidades con vocaciÃn de serlo. Nunca en chiringuitos que aprovechan los vicios de nuestro sistema para expandirse.

    Leer más | Leer en meneame.net | Noticia original
  • De cuando "la sagrada persona del Rey" te obliga a declarar contra tu padre

    El artÃculo 418 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, nos exime de declarar contra nuestros padres, hijos, cÃnyuges o hermanos aunque les hayamos visto cometer un delito. Ahora bien, estaremos obligados a hacerlo cuando el delito afecte "a la sagrada persona del Rey o de su sucesor".

    Es decir, si veo a mi padre violando a una niÃa, no tengo por quà declarar en su contra y, si fui la Ãnica persona que lo vio, saldrà absuelto porque me acogerà a mi derecho a no declarar. Pero si le oigo decir "me cago en el rey" y le imputan por injurias a la Corona, estarà obligado a declarar en su contra (aunque encarcelar a una persona por injurias a la Corona viole los Derechos Humanos, tal y como los dice el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en esta sentencia entre otras www.mjusticia.gob.es/cs/Satellite/Portal/1292427042036?blobheader=appl ).

    Me ha venido a la cabeza semejante esperpento jurÃdico a raÃz de la que se ha liado porque Colau y Torrent no acudieron al besamanos de Felipe VI. SegÃn los propagandistas del rÃgimen, ello daÃa brutalmente la imagen de EspaÃa y pone en riesgo la continuidad del Movile World Congress. De acuerdo con su teorÃa, las mareas de pensionistas pidiendo pan, UrdangarÃn viviendo la dolce vita, el estructurado enjambre de casos aislados de corrupciÃn, nuestra posiciÃn de cola en todas las estadÃsticas europeas sobre desarrollo social...todo eso no perjudica a la imagen de EspaÃa. Solamente que dos cargos electos osen cuestionar "la sagrada persona del rey".

    Para avanzar, nuestro paÃs tiene que desprenderse de pesadas y hediondas capas de hipocresÃa, arcaÃsmo, vasallaje e incultura. Cuando "la sagrada persona del rey" no valga mÃs que la integridad sexual de una niÃa, empezarà a haber esperanza. Cuando las donaciones al Vaticano no tengan mÃs peso que la calidad universitaria (ver al respecto www.meneame.net/m/Artículos/universidad-negocio-aprobados-milagrosos- ) estaremos mÃs cerca de ser un paÃs europeo civilizado. Y cuando la millonada que nos cuesta la Casa Real se invierta en contratar inspectores de trabajo y hacienda para acabar con la explotaciÃn y el fraude fiscal, habremos acabado de matar a Franco.

    Leer más | Leer en meneame.net | Noticia original
  • Presunción de veracidad de los agentes de policía y Ley Mordaza: una historia real

    La presunciÃn de veracidad de los agentes de policÃa y guardia civil supone, resumidamente, que su palabra vale mÃs que la de cualquier otro ciudadano. Es decir, que si 5 testigos dicen una cosa pero un atestado policial refleja la contraria, prima el atestado (o la declaraciÃn del policÃa que la presenciÃ, si hablamos de pruebas testificales en juicios).

    La presunciÃn de veracidad no es absoluta, pero para desmentirla requiere pruebas absolutamente incontestables de que el agente de policÃa no dice la verdad. En esencia, un vÃdeo o grabaciÃn de audio donde los hechos queden plasmados de forma irrefutable. Como digo, las simples testificales no sirven para desmontarla.

    En este contexto, nacià la Ley Mordaza que, entre otras muchas cosas, sanciona El uso no autorizado de imÃgenes o datos personales o profesionales de autoridades o miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que pueda poner en peligro la seguridad personal o familiar de los agentes, de las instalaciones protegidas o en riesgo el Ãxito de una operaciÃn, con respeto al derecho fundamental a la informaciÃn.

    Realmente, este precepto no prohÃbe grabar a agentes de la autoridad, sino usar las fotos o grabaciones de un modo que les ponga en peligro (por ejemplo, poniendo su cara en internet para que la gente investigue su identidad). Ahora bien, la policÃa lo puede usar (y segÃn me dicen diversos afectados, lo està usando) para requisar y hacer desaparecer grabaciones de manifestaciones donde sus agentes se estÃn pasando. La excusa para ello serÃa que, dada la trayectoria antisistema de quienes graban, es mÃs que presumible que van a emplear las grabaciones con fines ilÃcitos y, por ello, està justificado quitÃrselas y acusarles de infracciÃn de la Ley Mordaza, con la consiguiente multa salvaje.

    De este modo, el miedo a grabar (pues las sanciones tienen muchos ceros) y las requisas de grabaciones provocan que la presunciÃn de veracidad se convierta en impunidad, pues es mÃs difÃcil que nunca obtener grabaciones que la desmientan. Y sin grabaciones, la palabra de un agente va a misa (ello aparte de que van generalizadamente sin nÃmero de placa).

    Y aquà viene mi historia. Hace un tiempo, en una manifestaciÃn, un policÃa apaleà brutalmente a un amigo mÃo. Aquà tenÃis el vÃdeo www.youtube.com/watch?v=Pqj3Ufxmb1g Y aquà cÃmo quedà www.youtube.com/watch?v=FJyuk6IIqK4

    En este contexto, 3 policÃas firmaron un atestado diciendo que otro agente vio con sus propios ojos cÃmo mi amigo tropezà contra una moto y se dio de cara contra ella, debiÃndose esas heridas al tropiezo fortuito (lo mÃs sangrante es que el atestado dice que, alarmados por las lesiones que se hizo, los agentes acudieron a ayudarle). Gracias al vÃdeo, probamos que el atestado era falso y ahora mismo sus autores estÃn imputados por ello antirepresionrm.blogspot.com.es/2014/02/imputados-tres-policias-nacion

    Saco la historia a colaciÃn por si alguien me dice que es ciencia ficciÃn afirmar que un policÃa serÃa capaz de mentir en un atestado o en un juicio. Pues eso, que el derecho de los ciudadanos a grabar las actuaciones policiales, y el deber de portar el nÃmero de placa, tienen un fin: evitar que se pueda apalear impunemente y acusar a motos inocentes de la autorÃa de la paliza. Y, visto lo visto, la presunciÃn de veracidad de los agentes de policÃa debe ser abolida. Por eso apoyo la iniciativa que hoy se ha presentado en el Congreso a tal efecto. En un juicio, todas las pruebas deben valer lo mismo, sin privilegios para ninguna de las partes.

    Leer más | Leer en meneame.net | Noticia original
  • ¿Censura? Por supuesto, pero que no se note

    La censura mediÃtica existe pero es mucho mÃs sutil de lo que en principio pudiera parecer. Algunos periÃdicos, que supuestamente eran el adalid de la libertad de expresiÃn, se han transformado en una inmensa maquinaria de propaganda a sueldo de los idearios de aquellos que los subvencionan; es decir, pagan en especie, o en metÃlico vÃa inversiÃn institucional. SÃ, algunos lo habrÃn adivinado, en este caso me estoy refiriendo al periÃdico El PaÃs.

    Para hacer este tipo de afirmaciones nada mejor que llevar a cabo una prueba de verificaciÃn experimental. Hoy precisamente me han vuelto a âfiltrarâ, utilizando el perverso tÃrmino de la nueva neolengua, el comentario sobre un artÃculo. SÃ, sà que era tratar de publicar un comentario caustico, incÃmodo, hiriente pero lÃgicamente argumentado y mÃs veraz, puesto que aportaba hechos probados, que algunas de las opiniones que se difunden en ese mentidero. Para ponernos en perspectiva hay que recordar que El PaÃs, llegà a ser en algunos aspectos una referencia internacional. Eran dÃas en los que la serie periodistas, que algunos de los que ya tienen ciertos aÃos recordarÃn, era una de las series con mÃs audiencia de la televisiÃn. En aquellos tiempos se suponÃa que las opiniones aunque incÃmodas no eran censuradas.

    Por justificar lo que està ocurriendo podrÃa argumentar a la ligera, y con enormes posibilidades de equivocarme, que una de las causas que justificarÃan la "autocensura" de algunas publicaciones haya sido la llamada ley mordaza. No se crean que fabulo condicionado por la ingestiÃn de alguna sustancia "creativa". La censura es como un virus contagioso que inunda cada vez mÃs y mÃs niveles de libertad de expresiÃn. A esa ley habrÃa que aÃadir otra ley tÃcita mÃs etÃrea pero que està machacando la capacidad de la expresiÃn como arma de insurrecciÃn. Me refiero a la ley no escrita de lo polÃticamente correcto.

    Pero volviendo al caso, El PaÃs ha involucionado de tal manera que se ha transformado en un lÃbelo mÃs, a sueldo de los lobbies, que actÃa como una fina maquinaria de tribado, acorde con su nueva lÃnea editorial, en su secciÃn de comentarios.

    A sabiendas de que no me lo iban a publicar, pues no es la primera vez que me ocurre, habÃa llevado a cabo previsoramente una copia de seguridad que pego a continuaciÃn para que se pueda juzgar la incorrecciÃn de la opiniÃn allà manifestada.

    El artÃculo periodÃstico que querÃa comentar era este:

    El temor al desplome electoral se extiende entre los dirigentes del PP

    Correspondiente al enlace:

    politica.elpais.com/politica/2018/02/27/actualidad/1519756716_914793.h

    Y el comentario en cuestiÃn, salvo errores tipogrÃficos que acabo de corregir en una segunda lectura, era este (en un 99% de fidelidad):

    âââEl PP es un cadÃver andante pero sus representantes aÃn no lo admiten en pÃblico. La situaciÃn no es que sea preocupante, es que es de un: âsÃlvese quien puedaâ. Las ratas, que son las primeras en abandonar el barco cuando este se hunde, ya han comenzado el ritual trasiego entre el PP y Câs. En cualquier caso, ambos partidos, si no llega a ser por el inconmensurable putridero de nauseabunda corrupciÃn en el que se ha transformado esa organizaciÃn delictiva, (no lo digo yo, lo dice la UDEF), que se denomina PP, son primos hermanos. Es evidente que se està produciendo un cambio de ciclo provocado casi exclusivamente por el fallecimiento inexorable de los colaboradores necesarios para mantener este chiringuito de depravaciÃn contable, sus votantes. Por tanto, la conclusiÃn no puede ser mÃs obvia, y es que estos delincuentes tienen sus dÃas contados. Si a esto le aÃadimos que algunos de esos colaboradores pensionistas estÃn empezando a experimentar en sus propias carnes las mentiras en su hipotÃtico incremento remunerativo, el recambio se va a hacer mÃs rÃpido de lo que los M. Rajoy y secuaces desearÃan para seguir robÃndonos. ââââ

    He estado analizando quà comentarios pasan el filtro del censor, ya sea humano o algoritmo informÃtico, y cuÃles no.

    Es relevante que algunos comentarios podrÃan inclusive ser mucho mÃs ofensivos que el que califica de ratas a los transfugas, pero en todos ellos hay un patrÃn estadÃstico, no involucran a Câs, como aspecto colateral, en el cuerpo del mensaje.

    Estoy convencido de estar en una lista negra âgestionadaâ por un algoritmo informÃtico que avisa al censor humano para bloquear mis opiniones, pues de alguna manera trato de poner en entredicho la obvia lÃnea de predilecciÃn polÃtica que pone de manifiesto esta publicaciÃn.

    QuerrÃa advertir a los que llevan a cabo lecturas simplistas que la censura es mucho mÃs sutil de lo que podrÃa parecer. Por ejemplo, se permite entrar sin problemas en la dinÃmica dicotÃmica del bipartidismo, en el tÃpico argumentario del ây tà mÃsâ. De hecho hay mucho intercambio navajero y rifirrafes varios entre supporters del PP y el PSOE en ese mismo artÃculo. Ambas facciones de forofos estÃn, obviamente a sueldo, enmierdando con sus opiniones enlatadas. Se trata de provocar un persistente ruido mediÃtico de baja intensidad para moldear y afianzar la opiniÃn del lector que hace lecturas superficiales y que tiene una fuerte fidelidad en el voto de estas dos formaciones.

    Me hace sospechar que el pÃrrafo que no ha pasado la censura no es el que alude a que los votantes del PP, en el que dice que los mayores de 65 aÃos se mueren y, por tanto, este partido se queda sin apoyo por desapariciÃn en la base de sus votantes. Lo que estoy casi convencido de que no ha pasado la censura es el pÃrrafo que trata de evidenciar que el PP y Câs son mÃs de lo mismo, con polÃticos que en el fondo tienen objetivos prÃcticamente idÃnticos y que los mÃs avispados u oportunistas del partido que se hunde, ya estÃn tomando posiciones en la filiaciÃn polÃtica naranja, a la que consideran el recambio natural.

    Se và que David Alandete, subdirector de este âperiÃdicoâ, es el periodista, (esta denominaciÃn es un tÃrmino mÃs bien eufemÃstico), prototipo que tiene poder decisorio en el nuevo organigrama del periÃdico y es mÃs que evidente que ha mostrado permanentemente en las âtontulias televisivasâ sus predilecciones por el partido de moda, Ciudadanos.

    Como conclusiÃn puedo decir que estoy prÃcticamente convencido que se han dado Ãrdenes precisas de podar aquellas opiniones que puedan incomodar la lÃnea de pensamiento de los financiadores, entre ellos algunos accionistas de renombre del IBEX35, y que han decidido que hay que buscar un recambio gatopardista para la nueva derecha.

    Hay que cambiar todo para que todo quede exactamente igual y Ciudadanos, a tenor de lo que vota, con quiÃn vota, a quiÃn apoya, quiÃn le apoya y a quiÃn bloquea, està llevando a cabo ese papel de manera mas que excelsa, sublime.

    Leer más | Leer en meneame.net | Noticia original

Ofertas

Loader noticialalminuto

Volver arriba

Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola